Está usando una versión antigua de su navegador. Este sitio web no está preparado para su visualización en navegadores obsoletos.
Por favor, por su seguridad, instale un navegador más actualizado y seguro.

   

Tom, ¿crees en Dios?

27/07/2012 1 comentario General , viajes , viajes , viajes , reflexiones , apariencias , experiencia , revistas , publicaciones , reflexiones , entrevistas

Ginebra. Ahí está el CERN, en serio. Mayo de 2009.

De repente, todos somos físicos, o pretendemos serlo. Yo confieso que por más explicaciones que he oído últimamente sobre el dicen que sobrecogedor Bosón de Higgs, sigo sin enterarme de nada. He escuchado esa de: "Imagina que dos barcos navegan en una piscina uno frente al otro...", y también he leído esa de: "Imagina que el Bosón de Higgs es el hocico de un pez que roza un estanque..." pero no hay manera. Me provocan más risa que sabiduría. Pues bien, todo eso tan importante, sea lo que sea, se ha venido cociendo en el CERN, uno de esos sitios tan misteriosos y deslumbrantes que cualquiera pensaría que están en mitad de la nada, entre la tierra de Nunca Jamás y Mordor, más o menos. Pues no. Con el CERN pasa como con las pirámides de Egipto, todo el mundo juraría que son una maravilla aislada, pero en realidad están al lado de una gran ciudad. Lo que pasa es que solo nos enseñan fotos enfocadas hacia el otro lado... Kefrén y Micerinos están enterrados a escasos metros de una de las zonas más deprimidas de El Cairo, y se ven perfectamente desde la azotea del mítico hotel Maadi, por ejemplo. El CERN está a un paseo en bici de la siempre aburrida Ginebra, con sus relojes y su chocolate fundido. 

"Son tantos los rumores apocalípticos que circulan sobre el Centro Europeo para la Investigación Nuclear que es inevitable sentir cierta decepción al acercarse a su pequeña sede en Ginebra. "Es normal. Casi todo lo que se dice sobre el CERN es falso", dice Rolf Landua, jefe de operaciones del Centro..." [...]

Donde ahora han descubierto el Bosón de Higgs ese, una vez le pregunté al tan oscarizado como engominado Tom Hanks si creía en Dios. Me dijo que como actor, podía creer en lo que el director le mandase.

 

La entrevista de la que me siento más orgulloso, aquí...



Comentarios